Pincha la foto para recibir más información sobre Vocaciones Nativas

20 de junio de 2012

Inauguración centro parroquial en Picota (Moyobamba, Perú)






Misión de Picota (Prelatura de Moyobamba) – PERÚ -
En el día del Amor Fraterno: INAUGURACIÓN DEL CENTRO PARROQUIAL
“VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO”
El pasado domingo, 10 de junio, Solemnidad del Corpus Christi, vivíamos un día grande en la Parroquia de Picota, en nuestra misión diocesana, al inaugurar, en una fecha tan significativa el Centro Parroquial “Virgen del Perpetuo Socorro”.
Tras la celebración de la Eucaristía, trasladábamos con mucha sencillez pero con mucha fe y gozo contenido y expresado en los cantos, al Señor, en el Santísimo Sacramento, a la Capilla del nuevo centro Parroquial, corazón de este complejo de salones que servirán para la catequesis, formación de niños, jóvenes y adultos, capacitación de animadores cristianos, etc… Ya contamos en la Misión de Picota, gracias a Dios y a la generosidad de nuestra Diócesis de Córdoba, con unos espacios adecuados para poder realizar mejor la tarea evangelizadora en la formación y catequesis de los cristianos de estas tierras. Aquí nos encontramos en pleno curso pastoral (catequesis, encuentros de formación, visitas a comunidades, sacramentos, etc…) y ha sido un gran desahogo poder disponer de todos estos espacios para llevar a cabo las actividades de evangelización propias de una parroquia.
En el mismo complejo se halla un salón de actos y una Biblioteca que quiere fomentar el estudio y la lectura de nuestros niños y jóvenes (mayoría de la población) tan necesitados de formación y de un lugar adecuado donde poder estudiar, pues sus casas y el ambiente donde viven no se presta a ello: el nivel de educación es muy precario y necesitan apoyo y motivación.
El pasado día del Corpus Christi, día del amor fraterno, palpábamos en este proyecto ya culminado, tan necesario, la caridad fraterna de nuestra diócesis de Córdoba con esta tierra de misión en la Prelatura de Moyobamba. Desde estas páginas elevamos nuestra acción de gracias a Dios y a todos los que han hecho posible este proyecto. Gracias, en nombre de los fieles de nuestra Parroquia, en el nuestro propio y en nombre del Obispo Prelado de Moyobamba, al Excmo. Cabildo Catedral de Córdoba, a los Colegios de la Obra Pía Santísima Trinidad y a la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán de Lucena, quienes se han hecho cargo de la construcción de distintas partes del proyecto. Gracias a la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba que ha canalizado estas colaboraciones y la ayuda de tantos católicos cordobeses que, a nivel particular, nos han ofrecido también su aportación económica. Gracias a todos, sobre todo, por vuestra oración y afecto hacia nuestra misión diocesana de Picota.
Pidamos a Dios que esta obra recién inaugurada sirva para mayor gloria suya y propagación del Evangelio en el corazón de tantos niños y jóvenes, hombres y mujeres, que se van a beneficiar de estos espacios para formarse y crecer en la fe.

                                                                       Juan Ropero y Francisco Granados
            - Misioneros diocesanos en Picota
           (Moyobamba – Perú) -

11 de junio de 2012

El próximo día 17, domingo, el matrimonio formado por Nuria Dávila González y Julio Ruiz Ortiz, del Camino Neocatecumenal, con sus 9 hijos, partirán de Misión para Sydney (Australia). Antes de su marcha, nos visitan en la Delegación desde donde les deseamos que su misión sea fructífera.

9 de junio de 2012

Celebración de envío: Experiencia misionera en Picota

Los cordobeses que vivirán su experiencia misionera este verano en Picota (Moyobamba, Perú) tendrán su celebración de envío el domingo, 24 de junio a las 10:00h, en la Catedral de Córdoba. Aquí os dejamos el testimonio de Isaac y Lourdes:


“La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.” El Señor siempre ha llamado a nuestros corazones, pero no siempre estuvimos atentos para abrírselo. A raíz de que hicimos nuestro Cursillo de Cristiandad fuimos capaces de dejar inundar nuestro corazón por Él.
Hemos ido madurando nuestra fe, dejándolo hacerse presente en nosotros en la oración, sumergiéndonos poco a poco en la formación cristiana, y por supuesto desarrollando el amor que el Padre nos daba en nuestra “acción”. Y Él ha sido quién ha ido orientándonos a desarrollar nuestro crecimiento en la Fe. En ese crecer sentimos la llamada a la misión, concretamente a poder escaparnos este verano a la misión que desarrolla la Diócesis en Moyobamba (Perú). Y como decimos, Él ha sido quien ha marcado los tiempos de cuando debíamos irnos y la manera de hacerlo.
Desde que sentimos que el Señor nos dio el “Sí” la oración en este sentido se ha ido intensificando: Por nosotros, por supuesto, por la responsabilidad que es colaborar en las mies del Señor. Pero también por los que allí ya están, por los que irán, y por todo lo que el Señor está posibilitando que se realice allí.
Debemos de reconocer que nuestra pobre oración no era suficiente pero nos hemos encontrado con un maravilloso respaldo. Nuestra comunidad de S. Andrés, en especial nuestro Grupo de Jóvenes, llevamos caminando ya mucho tiempo juntos y sentimos que todos vamos a vivir esa experiencia. Otro grupo de jóvenes de la Parroquia de S. Rafaela María, este grupo empezó este año, empezamos siendo las manos del Señor y ahora tampoco podríamos vivir sin ellos. Y por supuesto el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, tanta gente que nos ha dado un abrazo sonriente y nos susurraba: “rezamos por vosotros”.
No solo nos ayudan en la oración, sino que ellos y otros muchos están haciendo participes en poner los medios físicos para poder ir hasta allí. Nos referimos, lógicamente, a lo económico. Bien con donaciones o bien vendiendo papeletas estamos reuniendo la cantidad no solo necesaria para ese desplazamiento, sino que junto con los trabajos ocasionales que nos van surgiendo, podremos ofrecer un pequeño donativo para la labor tan importante que allí se está realizando.
La Delegación de Misiones de esta Diócesis está guiando no solos los apartados técnicos de esta aventura sino que con las tres sesiones que hemos tenido nos ha orientado en la realidad que nos vamos a encontrar, y algo que consideramos muy importante, hacer que vayamos en comunión todos los compañeros de viaje.
No podemos olvidar que este caminar hasta Perú está siendo posible gracias a nuestras familias y amigos más íntimos. De ellos fueron los primeros “ojos como platos” al contarles que íbamos a vivir esta llamada, las primeras sonrisas nerviosas, etc. pero de ellos también fue el primer aliento que nos ha hecho llegar hasta aquí.
Por TODOS los que nos están ayudando y confiando en nosotros debemos dar gracias a Dios por ponerlos en nuestras vidas.
De Dios ha sido la llamada, de Dios son los maravillosos instrumentos que nos ha puesto, de Dios es esta bendita aventura… pues en sus manos está, que sea lo que Dios quiera que sea.

Lourdes Amián Sánchez.
José Isaac Muñoz Hernández.